20% Dscto


¿Qué es la alimentación? En la actualidad, la gran cantidad de información y diversidad de opiniones de expertos, unida a cierta mentalidad mercantilista que dictamina lo que se debe comer, cuándo y cómo, no están haciendo más que generar confusión.

La alimentación hoy en día, no solo es un tema que preocupe a los estudiosos, a los científicos y a los medios de comunicación, sino que muchas otras personas demuestran a diario su interés en seguir una alimentación equilibrada como un medio de alcanzar y disfrutar el bienestar personal.

Porque la alimentación es mucho más que el hecho de comer para saciar el hambre o comer para vivir, lo importante es conseguir mantener la salud y prevenir enfermedades. Y una de las principales vías de promoción de salud y calidad de vida está basada en una alimentación variada y equilibrada adecuada a las necesidades individuales de cada persona.

Come bien, vive más y mejor Una alimentación equilibrada es aquella que aporta los nutrientes necesarios y adecuados sin aumentar de peso. No obstante, no por ello tiene que ser poco atractiva. Lo ideal es comer sano preparando platos apetecibles.

Y el secreto está en la variación, para no hacer de la dieta algo rutinario, permitiendo disfrutar, además, de la riqueza de los distintos sabores, olores y aromas. De hecho, comer y beber forma parte de la alegría de vivir y, por ello, la gastronomía no está en contra con las recomendaciones dietéticas ni con una alimentación saludable.

Por lo tanto, trata de sugerir la manera de alimentarse con alimentos variados y las cantidades, siempre adaptadas a los requerimientos y condiciones personales de cada organismo. No se trata de comer mucha o poca comida, lo importante es aunar cantidad y calidad de la misma para poder disfrutar de una vida saludable. De esta forma, se mantiene el organismo saludable, con un estado óptimo de salud permitiendo realizar con normalidad la rutina diaria sin problemas, sin sentir un estado de pesadez o de cansancio. Recordando que las necesidades calóricas varían de una persona a otra, en función de distintos aspectos como la edad o la actividad física.

Las enfermedades y la nutrición
Numerosas enfermedades tienen una estrecha relación con la forma de alimentarse. Algunas pueden deberse a la escasez de ciertos nutrientes. Otras se deben a lo contrario: a la abundancia de alimentos que se suele aunar con la escasa actividad física, con el sedentarismo, y conducirnos a la obesidad y a otras muchas patologías asociadas como es el caso de ciertos tipos de diabetes, hipertensión, alteraciones de los lípidos sanguíneos, etc.

La pirámide de la salud
Esta alimentación pretende la ingesta de todos los nutrientes energéticos (hidratos de carbono, proteínas y grasas) y no energéticos (vitaminas, minerales, agua) en una proporción adecuada. Para ello los especialistas recomiendan la forma en que deben ser incluidos los alimentos para seguir una dieta equilibrada, basados en la pirámide de la alimentación, en la que se detallan las porciones diarias de cada grupo de alimentos que se deben ingerir.

En la base de la pirámide están los cereales, las patatas, las frutas, las verduras y hortalizas de consumo diario que se deberían consumir varias veces al día, junto con los lácteos.

En el siguiente escalón se encuentran los pescados, aves, huevos y legumbres, cuya ingesta recomendada es dos o tres veces a la semana.

Por último, en lo más alto de la pirámide están los alimentos de consumo ocasional como las carnes grasas, los dulces y la bollería, y el vino y la cerveza e intentando no superar las dos raciones diarias.

¿Los complementos vitamínicos mejoran la salud?
Hoy es muy fácil encontrar en el mercado diferentes productos que nos sugieren e incluso prometen una mejora de nuestra salud o de nuestro rendimiento tras su ingestión. Cápsulas, jarabes, planes dietarios, etc. Pero, una persona sana de cualquier edad que mantenga una alimentación suficiente, variada y equilibrada no necesita ingerir productos de este tipo. Los alimentos normales son suficientes para mantenerse sanos.

En muchos casos su consumo es inocuo, pero dosis excesivas o una ingestión mantenida en el caso de niños, mujeres embarazadas, ancianos, enfermos, etc. puede traer alguna consecuencia negativa para la salud.

Aún no es conocido del todo el efecto de ciertos productos o ingredientes sobre el metabolismo y la acción de ciertos fármacos, en especial cuando se trata de plantas medicinales.

Cómo estar bien nutrido
Para estar bien nutrido es necesario aportar a través de los alimentos los nutrientes que el cuerpo necesita en una proporción adecuada para desarrollar sus funciones. Solo los alimentos generan ese estado, para que no se produzcan desequilibrios con consecuencias no deseadas que alteren el estado de salud.

Aunque hoy en día, la elección de los alimentos del individuo está condicionado por una serie de factores: socioculturales, económicos, religiosos, de hábitos o costumbres gastronómicas, personales, horarios laborales, etc., que pueden variar los hábitos de alimentación. Estas influencias externas son susceptibles de ser modificadas a través de una correcta educación. El conocimiento de los alimentos puede ser un factor clave para mejorar nuestra salud.

20% Dscto