Empresa de nutrición en Perú

certification

20% Dscto


La alimentación ha sido a lo largo de la historia del ser humano, un tema de preocupación. Desde la antigüedad, se ha atribuido a los alimentos y plantas peruanas, tanto propiedades curativas que son aplaudidas y buscadas por todo el mundo.

Sin embargo hace solo unas décadas que los diferentes sectores empresariales y sociales han tomado conciencia de la enorme importancia de este hecho. El conocimiento y aplicación de estrategias dietéticas puede incidir muy positivamente en el estado de salud de la población peruana, y se está utilizando como herramienta para prevenir determinadas enfermedades.

Dentro de ella se encuentran la nutrición y la dietética, que si bien se hayan íntimamente relacionadas muestran dos evoluciones históricas distintas.

La Dietética estudia la calidad y cantidad de alimentos que necesita el organismo para su buen funcionamiento, utilizando los principios de la Naturopatía, ciencia que estudia las propiedades y las aplicaciones de elementos naturales como vegetales, agua, sol, tierra y aire, con la finalidad de mantener y/o recuperar la salud.

La dietética forma parte de la nutrición y es la que establece que dieta conviene más, según las necesidades fisiológicas y psicológicas de cada individuo. La cantidad de nutrientes y energía que se necesitan varían según cada persona y dependen de la edad, el sexo, el volumen corporal, la actividad física, el ambiente, el clima, etc.

La Nutrición por su parte estudia las formas de crecimiento, subsistencia y reparación del cuerpo según los componentes de cada alimento. Se observa en el planeta, un gran contraste entre la cantidad de personas que se alimentan insuficientemente en las zonas más necesitadas y los que tienen un exceso de alimentación.

La Nutrición por su parte estudia las formas de crecimiento, subsistencia y reparación del cuerpo según los componentes de cada alimento. Se observa en el planeta, un gran contraste entre la cantidad de personas que se alimentan insuficientemente en las zonas más necesitadas y los que tienen un exceso de alimentación.

Desde un punto de vista clínico, la nutrición actúa en la prevención y tratamiento de enfermedades debidas a deficiencias o alteraciones del metabolismo de los nutrientes. La dietética en la elaboración de dietas que cumplan la finalidad de satisfacer las necesidades de energía y nutrientes, tanto en las personas sanas como en las enfermas.

Por lo tanto la Dietética y la Nutrición son fundamentales. Una adecuada alimentación, variada, completa y equilibrada hace que el cuerpo cubra todas las necesidades biológicas básicas y reduce el riesgo de padecer ciertas enfermedades a corto y largo plazo, aunque no existe ningún alimento 100% completo, “salvo la leche materna para el bebé”. Una buena dieta ha de suministrar, la energía que se necesita para vivir, y también los elementos que se necesitan para reponer la pérdida de los tejidos y órganos.

Para ello se debe alcanzar los requerimientos de cada uno de los nutrientes esenciales como vitaminas, aminoácidos, minerales y ácidos grasos y energía, sin conducir a excesos no justificados de ninguno de los nutrientes. Debido a que ningún alimento es capaz de contener la cantidad adecuada de todos los nutrientes, el equilibrio alimentario se alcanza con la combinación de los distintos grupos de alimentos, teniendo en cuenta las características de cada individuo, edad, sexo y antropometría, gustos personales y creencias religiosas.

Afortunadamente, cada vez son más personas que se han concientizado de la importancia de la alimentación y poco a poco aumenta la cultura de lo biológico, tanto en los consumidores que exigen cada vez más, como agricultores y empresarios, que cuidan todo lo relacionado con la salud.

Una alimentación equilibrada debe ser uno de los objetivos prioritarios a lo largo de la vida y debería ser adoptada como una parte importante del estilo de vida, como prevención y principalmente para el tramo final de la vida. Sin alimentación no hay vida.

En la actualidad, la prolongación de la vida, está estrechamente relacionada con la adquisición de hábitos alimentarios saludables durante la adolescencia y la juventud. Es notable ver que la obesidad infantil, motivada por el alto consumo de grasas saturadas, azúcares y bollería industrial, está provocando importantes alteraciones en los lípidos.

Por lo tanto, comer correctamente en cada etapa de la vida es el mejor seguro de salud y vitalidad. En la niñez y juventud, una buena alimentación condiciona la salud y el correcto desarrollo físico e intelectual. En la etapa de la madurez, una dieta equilibrada rica en los nutrientes necesarios y antioxidantes es un un buen estilo de vida para prevenir el envejecimiento prematuro y una base excelente per asegurar la salud y la calidad de vida.

Antiguamente, las pautas alimentarias de nuestra sociedad se basaban en la transmisión de unas tradiciones dietéticas y culinarias. Se utilizaban productos del entorno y de temporada. Se sabía que no se podía prescindir de determinados alimentos sin que repercutiera directamente en la salud. En poco tiempo las cosas fueron cambiando, y los consumidores se fueron apartando de los productos de la naturaleza, esto sumado a la gran oferta de alimentos que se disponen en la actualidad, fue provocando una falta de valoración de los alimentos básicos e imprescindibles para llegar a conseguir una correcta nutrición.

Es aconsejable reflexionar sobre la actitud que se pone frente a la comida, sobre el tiempo que permitirle dedicarle en las aceleradas vidas actuales y empezar a tomar decisiones razonables.

20% Dscto